lunes, 23 de noviembre de 2015

Gran Canaria: ´Forbes´ coloca a cuatro isleños entre los mil españoles más ricos

Eustasio López y hermanos figuran en el puesto número 64 de las cien principales fortunas de España, según la lista Forbes, en la que se contemplan los mil patrimonios más voluminosos del país y que se hizo pública ayer. Un dato relevante de la publicación lo representa el hecho de que los más ricos del país han logrado elevar su fortuna el 9,2% en un año, haciendo bueno el refrán de "dinero llama a dinero". Fuera ya de los cien principales, también aparecen en el listado el inversor indio afincado en Tenerife Ram Bhavnani, los hermanos Santana Cazorla y el presidente de Satocan, Juan Miguel Sanjuán.

Forbes atribuye a Eustasio López, presidente de Grupo Lopesan, un patrimonio de 650 millones de euros y relata que los inicios de la empresa que lo han convertido en uno de los cien españoles más ricos se remontan a 1972, en los albores de la explosión del negocio turístico en el Archipiélago.

Desde ese momento, el conglomerado de empresas ha ido creciendo y diversificando sus actividades hacia segmentos que también se nutren de la actividad alojativa como los campos de golf y los centros comerciales, o lejos de esta, como la división de construcción de infraestructuras, caso de varias carreteras en las Islas.

Dentro del turismo, el crecimiento también se ha producido por la compra de la mayoría accionarial de Ifa Hotels. Además de en las Islas, Lopesan tiene activos alojativos en el Caribe y varios países del continente europeo.

Los propietarios del grupo Lopesan son los únicos canarios que figuran entre las cien principales fortunas del Estado, a cuyo frente se sitúa un año más el propietario de Inditex, Amancio Ortega.
Ram Bhavnani

Más allá de los cien principales aparece el inversor financiero nacido en la India y afincado en Tenerife Ram Bhavnani. Al máximo representantes de Casa Kishoo se le atribuye un patrimonio valorado entre 250 y 300 millones de euros.

Bhavnani, que debutó en el mundo empresarial de las Islas con una modesta tienda al estilo de las que sus compatriotas hicieron florecer desde los años 70 al calor de la demanda que generaba el turismo, decidió un día jugársela apostando todo su patrimonio en bolsa. Acertó y desde ese momento su cartera de inversión le ha dado múltiples alegrías, llegando a ser miembro del consejo de administración de Bankinter.

Tras Bhavnani, los siguientes más ricos de las Islas son los hermanos Santiago y Manuel Santana Cazorla, propietarios de la corporación Santana Cazorla y que logran sumar una fortuna de entre 200 y 250 millones de euros.

Poseen una división dedicada a la construcción de infraestructuras y activos turísticos de relevancia, entre los que destaca de manera principal el Grupo Anfi. Grandes rivales de Lopesan, ambas empresas incluso pleitean entre sí.

El siguiente empresario en aparecer en la lista es el presidente de Satocan, Juan Miguel Sanjuán. Su patrimonio también se calcula entre los 250 y los 200 millones de euros, según Forbes. Las obras de ingeniería civil son el principal nutriente de su trayectoria. Sanjuán ocupa un puesto en el consejo de administración de Sacyr, que acomete la ampliación del canal de Panamá.


jueves, 22 de octubre de 2015

El PP exige a Patricia Hernández (PSOE) que tramite y pague la PCI a los solicitantes de Santa Cruz


Zaida González valoró el “trabajo magnífico” que han desarrollado el IMAS

EDDC.NET / Santa Cruz de Tenerife

La primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y portavoz del grupo municipal popular, Zaida González, exigió a la vicepresidenta del gobierno de Canarias (PSOE), Patricia Hernández, que tramite y pague con urgencia las casi 1.700 solicitudes de vecinos de Santa Cruz que están pendientes de trámite en su departamento.
“Han pasado más de cien días desde que se constituyó el gobierno de Canarias, y la vicepresidenta y consejera de Asuntos Sociales tiene ya que pasar de las sonrisas al trabajo, y dedicar tiempo y dinero a estos vecinos chicharreros que necesitan lo más básico”, denunció Zaida González, quien reclamó que se consigne ese dinero en los próximos presupuestos generales de la comunidad autónoma para 2016.
La primera teniente del alcalde del Ayuntamiento capitalino remarcó que de las 1.974 peticiones de prestación canaria de inserción (PCI) tramitadas por los servicios sociales de Santa Cruz de Tenerife, una ayuda básica y muy necesaria para los vecinos, el gobierno canario tan solo paga 305. Hay 1.669 solicitudes con informe favorable del Ayuntamiento que dependen de trámites de la consejería de Asuntos Sociales, que dirige Patricia Hernández.
Entre las 1.669 peticiones de una PCI por parte de chicharreros que están en lista de espera en la consejería de Asuntos Sociales, 514 son renovaciones informadas favorablemente por trabajadoras sociales del Ayuntamiento, 657 están a la espera de valoración de la dirección general competente, y 498 no han podido ser pagadas por diferentes causas.
“En unos días conoceremos los próximos presupuestos de Canarias, y Patricia Hernández tendrá una ocasión de oro de demostrar que las personas le importan mucho más que las disputas internas de su partido, dotando fondos suficientes para que no se repita esta vergonzosa situación que padecen casi 1.700 familias de nuestra capital”, apuntó la teniente de alcalde santacrucera.
“Dedicar el dinero a lo verdaderamente importante, a garantizar la inserción laboral de personas que necesitan una ayuda, la mayoría de las veces madres con hijos a su cargo, es una cuestión de justicia con estos vecinos que se sienten abandonados por su Gobierno”, apostilló.
Zaida González valoró el “trabajo magnífico” que han desarrollado las trabajadoras sociales del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, financiado al 100 por 100  con fondos municipales: “Este año 2015 han atendido en tiempo record prácticamente el 95% de las solicitudes de ayuda que les han llegado, a pesar de que los fondos que nos destina el gobierno de Canarias son manifiestamente insuficientes”.
Por último la teniente de alcalde y portavoz de los populares en el consistorio invitó a la vicepresidenta del gobierno de Canarias a visitar los recursos sociales del IMAS y así conocer, de primera mano, las dificultades y mejore la financiación a Santa Cruz de Tenerife en materia social.

Los inspectores de Hacienda sospechan que hay fraude en el 80% de las sicavs


La masa económica puede alcanzar los 34.400 millones de euros

EDDC.NET / Madrid
Los inspectores de Hacienda lo tienen claro. Las sociedades de inversión de capital variable (sicavs) necesitan una puesta a punto urgente. Pero, en contra de lo que se cree, no lo piden pensando en que ofrecen una tributación demasiado ventajosa para los ricos, sino por las artimañas a las que recurren los altos patrimonios para reunir los requisitos que les permiten, precisamente, disfrutar del tratamiento fiscal que reciben estas sociedades por su consideración como instituciones de inversión colectiva, según ha publicado El Confidencial.com.
La Ley del Impuesto de Sociedades y la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva establecen, de forma combinada, que mientras una sicav cuente con al menos 100 inversores podrá tributar sus ganancias al 1%. Es decir, nada de pagar el tipo vigente en el Impuesto sobre Sociedades -el 28% en 2015-, en tanto que sus accionistas también se ven favorecidos porque pueden diferir el pago de impuestos: no se las verán con Hacienda, para pagar ahora entre un 19,5% y un 23,5% por sus beneficios, hasta que no vendan las acciones de la sicav o cobren dividendos. Este aspecto es clave, porque desmiente que los accionistas solo paguen un 1%; lo que ocurre es que con la sicav se retrasa el pago de impuestos, pero al final se abona el tipo correspondiente por las ganancias generadas. 
A juicio de los inspectores, la clave reside en lo que hacen muchas sicavs para llegar a esos 100 inversores. Las rellenan con inversores que en realidad ejercen como testaferros que son conocidos como ‘mariachis’, para cumplir con ese requisito y beneficiarse de ese tratamiento fiscal. Dado que la cifra mágica se fija en 100 accionistas, desde los inspectores se reconoce que las sicavs que cuentan con menos de 150 accionistas generan sospechas. Y no son precisamente pocas. 
De las 3.308 sicavs que, según los datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), había en España al cierre del segundo trimestre, el 82% -2.719- contaban con menos de 150 accionistas. Es decir, las sospechas se proyectan a ocho de cada 10 sociedades. Es más, solo 24 tienen más de 500 accionistas, el número a partir del cual se disipan todas las dudas, y se da por hecho que, en efecto, esa sociedad es una auténtica institución de inversión colectiva. 
En total, esas más de 3.300 sociedades suman 463.613 accionistas, lo que arroja una media de 140,1 inversores por sicav. En cuanto al patrimonio, se encuentra en máximos históricos. Alcanza los 34.400 millones de euros, que dan como media 74.193 euros por accionista. 
Devolver el control de los inspectores
Las sicavs han vuelto ahora, justo a dos meses de las elecciones generales, a la arena política tras el debate protagonizado por los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y de Ciudadanos, Albert Rivera, este domingo en 'Salvados’.
Como suele ocurrir, los planteamientos se basaron fundamentalmente en ese 1%, pero los inspectores aconsejan ir más allá. “El problema son las [sicavs] fraudulentas con mariachis”, afirmaba el inspector de Hacienda José Luis García Molina en su cuenta de Twitter el mismo domingo. ”Es un error hablar solo del 1%, porque el foco del problema no está ahí”, asegura otro inspector. “Donde está el problema es en que hay grandes inversores que revisten su patrimonio de inversión colectiva, para beneficiarse de esa tributación al 1%, cuando realmente es una inversión particular rodeada de testaferros”, continúa.  
Con la pretensión de centrar el foco y de luchar mejor contra el uso instrumental y fraudulento de las sicavs, los inspectores reivindican recuperar el control sobre estas sociedades, que desde hace una década se encuentra en manos de la CNMV. Ya en junio de 2014, la Organización Profesional de los Inspectores de Hacienda (OpIHE) elaboró un libro con 238 propuestas para mejorar el sistema fiscal y la lucha contra el fraude en España en el que dedicaba varias menciones y recomendaciones sobre las sicavs.
“El control fiscal del Estado lo ejerce la Agencia Tributaria con una significativa excepción, las sociedades de inversión de capital variable, cuyo control fiscal en la cuestión más significativa y clave corresponde a la Comisión Nacional del Mercado de Valores”, recoge el documento. Sobre todo, los inspectores lamentan que esa transferencia a la CNMV enterró los esfuerzos que ya se venían haciendo para destapar los excesos que se estaban cometiendo con las sicavs.
“En el plan de control de las sicavs realizado en los años 2004 y 2005, centenares de estas sociedades no cumplían los requisitos de 100 partícipes para ser instituciones de inversión colectiva. Es decir, muchas sociedades tributaban al 1% como colectivas, cuando eran, y son, puros instrumentos de gestión de personas o familias”, denuncia. Lo que piden, por tanto, es recuperar unas competencias que les faculten para depurar cuántas de esas más de 2.700 sicavs con menos de 150 accionistas realmente están cometiendo un fraude al revestir de institución colectiva vehículos de inversión que no lo son. 
Desde que se produjo esta transferencia de responsabilidades en julio de 2005, el patrimonio de las sicavs ha crecido un 37%. En el mismo periodo, y siempre con datos de la CNMV, el de los fondos de inversión ha aumentado un 14%, hasta los 222.000 millones de euros, una cifra que, además, todavía está lejos de los 277.000 millones a los que el patrimonio de los fondos llegó a escalar en 2007. 
Más allá de las cifras, los inspectores lamentan varias de las consecuencias que se derivan de la situación actual. Una de ellas alude directamente al número de accionistas. Ahora, a una sicav que se sitúa por debajo de los 100 accionistas no se le obliga automáticamente a tributar como una sociedad más, sino que la Ley le concede un año para recomponer la situación. Si pasado ese tiempo no se alcanzan los 100 accionistas, la CNMV podrá retirar la licencia como sicav a esa sociedad. Desde los inspectores se entiende que es un proceso demasiado laxo. A finales de junio de este año, 82 sociedades contaban con menos de 100 accionistas. 
Pero no es su única lamentación. Al mismo tiempo, critican que al permitir o, al menos, no perseguir con más ahínco, los fraudes que se cometen con las sicavs, se perjudica a los restantes contribuyentes y se genera una mayor sensación de injusticia social en favor de los más ricos. 
Sobre estas premisas, formulaban dos propuestas. Una -la 84 de esas 238- afirmaba: “Se considera imprescindible la devolución completa del control fiscal de las instituciones de inversión colectiva, incluyendo el tipo impositivo y el número de partícipes a los órganos de control de la Agencia Tributaria (Inspección de Hacienda)”.
Ciudadanos, de la mano del inspector de Hacienda Francisco de la Torre, ha incorporado esta propuesta a su programa y se ha comprometido a “devolver el control fiscal de las sicav a la Inspección de Hacienda”. En cuanto a la segunda propuesta -la 85-, el libro de la OpIHE establecía: “En consecuencia, se propone que las sicavs y los fondos de inversión con menos de 500 partícipes reales, o en donde haya participaciones significativas, tributen en régimen de transparencia fiscal, imputando rentas a los titulares de participaciones significativas”.

miércoles, 21 de octubre de 2015

ENTREVISTA PARA VALIENTES - ZEBENZUI GONZÁLEZ DE LEÓN

ENTREVISTA PARA VALIENTES - ZEBENZUI GONZÁLEZ DE LEÓN 
(Séptimo Teniente de Alcalde Concejal de Mercados y Sanidad)




martes, 20 de octubre de 2015

LA GRAN MENTIRA DE LA MARCA ESPAÑA.-




Me resultan incomprensibles esas personas que son incapaces de retener en su memoria el daño que se les hace. Hasta la memoria es un mecanismo de defensa, sobre todo ante la mentira . Pero en este país tenemos la mala costumbre de olvidarnos de todo lo que es GRAVE prácticamente de un día para otro. 

La memoria gana importancia cuando pasa de ser individual a ser colectiva. La memoria de los pueblos es indestructible. No así la memoria de los individuos por separado ya que esa memoria unipersonal puede caer en el ostracismo excluyendo al individuo de la sociedad (paro, pobreza, exclusión social, marginalidad, etc). 

Decía Sir Winston Churchil que "los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla". Y ciertamente que los españoles repetimos nuestra historia una y otra vez, quizá porque no hemos salido nunca de ella. Volvemos sucesivamente al siglo XVI, en un bucle absurdo de comportamiento social y político. Negamos la evidencia por cabezonería o simplemente la ignoramos. Es más fácil así, es más cómodo mientras no nos afecte personalmente a ninguno de nosotros. 

El español se levanta cada día para hacer lo urgente, pero de lo importante se olvida. Y se olvida porque es incapaz de reflexionar serenamente sobre sí mismo y se dedica a realizar los básico: respirar, comer, beber... El español medio es incapaz de capacitarse, simplemente porque es un incapaz. Hace lo que le obligan y le exigen, sin sentido crítico y después se queja cuando no hay más remedio que padecer la enfermedad. Es el paisaje del conformismo y la mediocridad, de los eternos letargos donde crece cada vez más el vacío y la inoperancia. Nos acostumbramos a sobrevivir sin arriesgarnos a pensar en lo nuevo, o en algo diferente. Somos cadáveres intelectuales y zombis sin voluntad. 

Los políticos nos mienten en sus campañas y en sus discursos. Y nos empecinamos en tratar de confiar en ellos a pesar de que nunca han sido capaces de cumplir con lo que prometen. Esperamos que alguno o alguna nos diga lo que queremos escuchar para automáticamente confiar en ellos. Somos así de estúpidos. Siglas, partidos y candidatos... todos van a lo mismo: auparse en el poder para beneficiarse personalmente de esa circusntancia que además debe ser coyuntural. Y los españoles seguimos una y otra ver votando por los mismos y las mismas... Ya no podemos saber si es por interés, ignorancia, fanatismo o costumbre... El asunto es que de ese modo jamás seremos capaces de cambiar nuestra historia. Curiosamente una historia reciente plagada de corrupción, saqueos, recortes de derechos sociales y laborales, robos, abuso de poder, etc.

En España los dirigentes políticos y responsables máximos de organizaciones nunca saben nada de lo que sucede en sus partidos/empresas cuando de conductas notoriamente delictivas se trata…. Menudos negligentes o ignorantes –como mínimo, cuando no cínicos y algo más- hemos puesto al frente de este país.

No es necesario hacer un largo viaje para conocer este país. Se puede tener una idea muy precisa de un lugar en pocas horas. Y eso es España. Y así nos consideran desde todas partes del mundo: una Marca. Una marca bajo el paraguas de la mentira. España es ese reino mítico de estafadores y chapuceros. 

España no es un país amigo lector, España es una Marca. Esa marca que el registrador oficial del Estado, el falaz y oportunista Mariano Rajoy, se ha encargado de registrar en Europa con su sello particular: la sumisión a los mercados y al poder de Alemania y los bancos. Y ahora nos meten miedo con eso de que hay que pagar la deuda, cuando una buena parte de esa deuda no es nuestra sino que es suya, de los bancos, de los políticos y de las empresas del Ibex35. Pues señores, páguenla ustedes que nosotros pagaremos la nuestra. 

Cuando dejemos de ser un Bar, un campo de fútbol, mucho ruido, toros, lotería, flamenco, chapuzas y gilipollas, dejaremos de ser una Marca y nos convertiremos en un País. O eso espero.





domingo, 18 de octubre de 2015

LOS "PROBLEMAS" DEL PP Y EL ENJUICIAMIENTO DE ARTUR MAS SON CORTINAS DE HUMO PARA OCULTAR EL DESASTRE ECONÓMICO DE ESPAÑA, PERO NUNCA SE DIVIDIRÁN PORQUE OBEDECEN A UN MISMO AMO.



* Las carnes, las frutas, el pescado... por las nubes; ¿que comen tres millones docientos mil personas en pobreza extrema que en el mejor de los casos reciben 332 euros al mes? ¿Como pasarán el invierno más de trece millones de españoles que  no pueden pagar los servicios de energía y que están en el umbral de la pobreza?, y para colmo, aparece "Ciudadanos" diciendo que subirá los impuestos de los productos de primera necesidad

** La tan cacareada "recuperación económica" solo beneficiar a los ricos, los pobres siempre serán más pobres que es la única manera para que pueda subsistir el capitalista y a cambio ¿que ofrecen?, un miserable puesto de "trabajo" que es esclavo, y lo venden como si esto fuera a solucionar el problema de la pobreza.

Artículo públicado por: 
Abogados Progresistas de España

La población española cada vez es más consciente de que el sistema liberal capitalista no es la solución a la pobreza que existe en España, por el contrario es su creadora, basada en la acumulación de la riqueza en unas pocas manos en perjuicio de la gran probación del país; pero todavía quedan millones de españoles atrapados en el oscurantismo que difunde el pode económico, mediante una educación mediocre y la televisión basura que le preocupa si al hijo de la Pantoja le apestan lo pies; a estas personas atrapadas en la ignominia no se les puede recriminar su actitud de traiciona a su propia clase social,  porque somos nosotros los culpables de dejar que el sistema nos gane la partida; por eso todavía existen muchos pobres votan por sus verdugos, manipulados por potentes medios de propaganda y desacreditación de los progresistas. La labor es ardua y de valor patriótico, dado que hay que educar, aclarar, esclarecer, informar de una manera sencilla la realidad de España, es el único camino que nos queda.

Tenemos que tener la capacidad  de mostrar los botones del sistema capitalista, hay muchas razones para que se produzca el cambio, como:  Han acabado con la clase media sumiéndola en la pobreza: España tiene una deuda externa que supera el billón de euros (con B), donde cada niño que nace ya debe a los buitres más de 24,000 euros; una reforma laboral que ha borrado los derechos de los trabajadores de un plumazo, donde el empresario hace y deshace a su voluntad con los trabajadores y que muchas personas tienen que prostituirse para conservar el puesto de trabajo; sueldos miserables a cambio de un trabajo esclavo sin descanso de los feriados; nos hacen pagar impuestos como nunca se ha visto, sin embargo se siguen atacando el bienestar social de la población; los productos de primera necesidad suben de una manera exponencial con respecto a los sueldos, generando desnutrición, hambre y ya es normal ver a españoles buscando comida en la basura; se ha regalado la patria al amo, entregando Moron de la Frontera y la base de Rota, etc. etc.

¿CONTRA QUIÉNES HAY QUE LUCHAR?

Debemos saber identificar al enemigo, sobre todo aquellos que manipulan al votante con la fuerza de potentes medios de comunicación y otros ejerciendo de meretrices desnudándose para atraer al voto profano; el capitalismo no tiene parangón, su candidato preferido son los "guapos pijos" con cerebro reducido que puedan ser manipulados como títeres a su gusto por los capitalistas.

No podemos negar que los candidatos de la derecha (PP, PSOE, Ciudadansos)  que a pesar de tener un currículum con datos biográficos insignificantes, son preparados en la oratoria para engatusar a la gente y defender las tesis liberales con su verborrea mentirosa. Así mismo, son preparados para desacreditar a las fuerzas progresistas que defienden los derechos de los trabajadores y de las mayoría, con frases repetitivas como por ejemplo: "populistas", "comunistas", "coleta morada"... mezcladas con miedos terroríficos para asustar a la población, siendo todo lo contrario, donde existe un gobierno progresista se benefician los más pobreza, por lo que la contestación a la derecha debe ser, si el "populismo", "comunismo", "coleta morada"... significa beneficio para las mayorías, bienvenido sea el "populismo", "el Comunismo" y los de "podemos". Por lo tanto, si el repartir mejor las riquezas es ser populista, nosotros somos populistas; si los derechos de las personas están basados en la igualdad, nosotros somos comunistas, si "Podemos" es una alternativa progresista con un candidato con un currículum excelente, aunque tenga coleta y no sea modelo, ¡nosotros apoyaremos a Pablo Iglesias!

CON LAS "PELEAS" DE LA DERECHA, SOLO INTENTAN OCULTAR EL DESASTRE.

Es una estrategia vieja para desviar la atención del pueblo, aparentar "peleas entre partidiarios" para dar la sensación que se van a dividir, pero esto nunca sucederá porque obedecen al mandato de un mismo amo; es decir que cuando el capitalismo les da la orden de unirse, volverán a asumir su papel de sirvientes del poder económico juntitos, ya verán como el 20 de diciembre del 2015 estarán juntos Rajoy, Aznar, Montoro... y por otro lado, Rodrigo Rato rezando para que "ciudadanos" saque un buen porcentaje de votos para que el Partido Popular vuelva a gobernar. .

En el caso de Artur Más, es más de lo mismo, como se verá se le enjuicia por sacar las urnas a la calle, sin embargo se oculta los presuntos delitos de su inventor Jordi Pujol y que hay evidencias que existen cuantas en Suiza a su nombre, que si es una verdadera razón para que se le imputar; como se verá, el "PP" lo está convirtiendo en mártir, cuando su lugar es la cárcel.

Y para los descontentos desengañados por la derecha, ponen a una marca blanca como alternativa, en este caso es "Ciudadanos", que es un partido político producto de la mezcolanza de descontentos de la derecha y que con la ayuda del poder económico y a base de marketing, han puesto de moda al catalán Alebrt Rivera.

LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN.

Ya está bien que todo lo privaticen, y los trabajadores pasan a ser simples trabajadores itinerantes de fábrica en fábrica, maltratados y despreciados con contratos basura y sueldos miserables, esta es la contribución de los traidores de las cúpulas sindicales de UGT y CCOO, vendidos al sistema del poder económico, permitiendo el mayor atropello  de derechos de los trabajadores con la maldita Reforma Laboral, derechos que se consiguieron con mucha lucha y sufrimiento como la conquista de la jornada de las 8 horas, descanso los días festivos, etc.

Es el momento de cambiar la tendencia, los trabajadores deben ser los que manejen los medios de producción y repartan las plusvalías en beneficio del pueblo.  Se debe crear la banca pública, se debe estatizar las empresas estratégicas como las eléctricas, el petróleo, etc. son caminos que alcanzamos a los compañeros de "Podemos" y que si no las aplican, también votaremos por ellos, porque preferimos a un rosado  antes que apoyar a un fascista o aun falso rojo que ha convivido con el poder.

domingo, 11 de octubre de 2015

CON FUNDAMENTO - Odalys Padrón

Odalys Padrón expone algunos datos sobre la corrupción que sitúan a España a niveles de países como Rusia, Nigeria o Sudáfrica donde la corrupción y los sobornos se consideran prácticas habituales. Además alerta sobre la disminución del 37% en los Fondos de Reserva de la Seguridad Social que constituyen la “hucha” de las pensiones. En los tres años de legislatura del Partido Popular, estos fondos, han disminuido de 66.815 millones a 41.634 millones, más de dos puntos del PIB pese a la promesa electoral de Rajoy de no tocar la hucha de las pensiones. Otra promesa incumplida del Partido Popular.



lunes, 5 de octubre de 2015

AZOTANDO LA REALIDAD - Victor Anton

CON FUNDAMENTO - Odalys Padrón (3 10 2015)

Odalys Padrón relata como los poderes públicos, según establece la Constitución, deben ser los garantes de la asistencia sanitaria pública, universal y gratuita. Sin embargo esos mismos poderes públicos son los que han aprobado la Ley 15/1997 y el Real Decreto-Ley 16/2012 abocándonos hacia la privatización de la sanidad pública, hacia el “repago” sanitario en los medicamentos, en las prótesis ambulatorias y en el transporte sanitario no urgente.

Estas leyes nos están llevando al aumento de las listas de espera en atención primaria, especialistas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas, al cierre de camas hospitalarias, quirófanos y centros de atención continuada y a la reducción de personal que en el año 2014 superó los 53.000 empleados.

En definitiva vamos a tener un sistema de beneficencia para los trabajadores, un sistema de calidad para quiénes puedan pagarlo y la exclusión, en un futuro, de los sectores de la población no productivos





domingo, 27 de septiembre de 2015

¿Por qué lo llaman socialismo cuando quieren decir tururú?

Partamos de la definición aceptada.
Socialismo. Doctrina política y económica que propugna la propiedad y la administración de los medios de producción por parte de las clases trabajadoras con el fin de lograr una organización de la sociedad en la cual exista una igualdad política, social y económica de todas las personas.
Vayamos más allá, e incluyamos su derivado ‘demócrata’.
Socialdemocracia. Disidencia del marxismo, consistente sobre todo en rechazar la orientación revolucionaria de la lucha de clases, y en propugnar una vía democrática hacia el socialismo.
Una vez exhumado su significado desde el fondo de los olvidados diccionarios, ¿quién en su sano juicio seguiría llamando ‘socialista’ o ‘socialdemócrata’ a cualquiera de los personajes a los que hoy se insiste en validar como antagonistas por medio de la terminología política?
Hay que tener muchas ganas de comulgar con ruedas de molino (o memoria de pez) para tragarse el trampantojo ideológico actual. El caso es que parece que sí existe esa predisposición general, y que la aceptación (capitulación) es casi absoluta.
Los que ya empezamos a peinar canas, o los que ya han dejado de peinarlas, recordamos, como si fuera ayer si hacemos un esfuerzo, cómo era la España de principios de los ochenta. Y al margen de las diferentes particularidades de un país en el que de repente ya no legislaba la iglesia y en el que las opiniones dejaron de ser pecados, y los pecados dejaron de ser delitos (nuevo marco que dio vida a las diferentes ‘movidas’, de lo punk a lo pijiprogre y de lo cultureta a lo casposo), y más allá del genocidio de la heroína, uno recuerda un país que empezaba a querer ser otra cosa. No estábamos en la OTAN, no formábamos parte de la UE (CEE), no existía el euro, los sectores estratégicos eran de titularidad pública (incluso había un sector de banca pública más tarde fusionado como Argentaria para regalárselo a la familia Ybarra et al), los del PSOE tenían un discurso que para sí lo quisieran los radicales actuales, y la derecha era un poco más de derechas (digamos que tan clasista como ahora pero más patriota, y tan nacional-católica como Fernández Díaz) y algo menos neoliberal. La mujer empezó a incorporarse con fuerza al mundo del trabajo (pero el hombre no dejó de estar, y nadie sabe por qué, con tanta mecanización, hacían falta el doble de trabajadores en lugar de la mitad), no existía el IVA, había impuesto al lujo, contrato fijo, protección social, y una Magistratura de Trabajo que con solo mentarla ponía los pelos de punta al empresario más chulo del lugar. Y nos quejábamos, claro que sí, porque creíamos con todo fundamento y convicción, sin duda mucho más que ahora, que aquello era un desastre y que todo podía ser infinitamente mejor (hasta que se acabó con aquella juventud combativa y con sus redivivos abuelos).
No era solo en España, que seguía siendo el patito feo. El ‘Estado del bienestar’ y el de las libertades civiles se había desarrollado mucho a la sombra de la ‘amenaza’ soviética en toda Europa. Ahora parece que ese mundo nunca existió, y que por inescrutables razones para la plebe (eso se infiere que solo está al alcance de las privilegiadas mentes de los tertulianos reaccionarios y de los Rajoy & Co.), sin haber cambiado nada, ha cambiado todo, tanto, como para que parezca un desafío inaceptable que se convoque a referéndum en un país europeo si sus habitantes deben o no aceptar la austeridad (miseria) por decreto externo. No digamos ya lo que le parecería a algunos plantearse salir de la moneda única (como si el 90% de los países del mundo no fueran soberanos en esta materia).
Nos han tomado el pelo a fuego lento, y lo han hecho tan bien, que ya somos más conservadores que nuestros amos (sí, amos). Solo hay que ver cómo se convierte en la bicha (ETA) a los que hacen propuestas que ayer serían consideradas, siendo generosos, propias del conservadurismo democristiano: que paguen un poco más los que más tienen; que el que no tiene nada esté mínimamente protegido; que no se siga privatizando sanidad y educación; que mañana se puedan seguir cobrando pensiones y que no se sigan recortando derechos sociales y laborales. Unos radicales de tomo y lomo. El día que alguien proponga debatir salir de la OTAN y del Euro reinstauran la pena de muerte, y lo ejecutan sin juicio previo si pone además en cuestión la monarquía.
¿Dónde están los socialistas? A mí que me lo digan, que les votaré. Pero mientras tanto seguiré acordándome de la familia de aquel que me tome por gilipollas colocándole tan digno adjetivo a los bufones del capital.
“El socialista Pedro Sánchez”… hay que joderse.
Paco Bello.-

ELECCIONES EN EL PAÍS DE LOS BORREGOS


Reblogueo la incisiva reflexión de esa bitácora de referencia que es GazzettadelApocalipsis acerca del diseño nada inocente del próximo escenario electoral, un escenario que es en sí una controlada maniobra de ingeniería social donde todas las opciones son al final inocuas para los intereses del Poder real, el oligopolio oculto tras de meras marcas electorales publicitadas como cualquier otro producto del mercado. Ante el declive del bipartidismo, encontramos el falso dilema de opciones ilusorias, tras de cada líder amortizado, uno nuevo útil para cubrir las apariencias, cuando lo que oculta la palabra "líder" solo puede entenderse leyéndola al revés. 


Mucha gente ya lo había advertido.

Los avisos estaban ahí, para quien quisiera leerlos o escucharlos … pero no ha servido de nada.

Al final, ha vuelto a suceder otra vez.

Le han vuelto a tomar el pelo a la población española. 

De nuevo, han realizado una genial maniobra de manipulación social. 

Una manipulación que, sin embargo, ha sido más que evidente desde sus inicios. 

En anteriores artículos ya expusimos nuestras sospechas sobre algunos de los nuevos partidos políticos aparecidos en España, especialmente en los casos de Podemos y Ciudadanos. 

Nuestras sospechas no se centraban en los partidos políticos en sí, ni en sus líderes, ni en sus presuntas ideologías. 

Desde un cierto punto de vista, la aparición de nuevas alternativas políticas debería ser motivo de celebración en cualquier democracia y más cuando se produce una crisis de confianza en los partidos tradicionales. 

Su aparición, pues, podría considerarse como algo lógico y previsible. 

Lo que ya no ha sido tan lógico y lo que nos llevó a sospechar, es la excepcional exposición mediática a la que estos partidos han sido sometidos y más concretamente, la promoción televisiva de sus respectivos líderes. 

Ha sido una maniobra tan obvia, tan descarada, tan burda y tan excesiva, que parece mentira que la población se haya tragado una píldora como ésta. 

LA CLAVE ESTÁ EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

La mayoría de gente, ante la aparición de un nuevo líder político, acostumbra a centrar la atención en su aspecto, en su actitud, en su discurso y en sus presuntos principios políticos o ideológicos. 

Es decir, en todos aquellos aspectos aparentes que adornan a un político. 

Y es precisamente al hacer esto, cuando todos caemos en el engaño. 

Para saber realmente a quién representa un líder político y su partido, también debemos fijarnos en cómo se le promociona en los medios de comunicación. 

Estar atentos a qué tempos se siguen, qué nivel de exposición mediática tiene, cuantos y qué medios de comunicación se implican en su promoción y sobretodo, qué función desempeña ese líder y ese partido para el funcionamiento de todo el sistema en su conjunto, con independencia de lo que el líder declare o de la ideología que nos venda. 

Debemos ser conscientes de que los medios de comunicación de masas son el reflejo directo de los intereses de aquellos que albergan el auténtico poder y por lo tanto, cualquier elemento que aparezca en dichos medios, tiene una función de ingeniería social y de servicio a los intereses de los más poderosos. 

Y esto es así por una simple razón: los mass media están en manos de grandes poderes económicos y financieros, pues son los únicos que pueden sufragar los costes elevadísimos de la producción televisiva. 

Habrá quien afirme, con cierto grado de razón, que cualquier persona o grupo puede llegar a aparecer ocasionalmente en radio o televisión y exponer lo que piensa, con un cierto grado de libertad. 

Pero si lo que expresa esa persona o ese grupo no resulta conveniente a los poderes fácticos, podemos tener por seguro que su aparición será puntual y que jamás volverá a hacer acto de presencia ante las cámaras, si no es para ser desacreditado. 

En el mundo de los grandes medios, a nadie se le da espacio continuadamente para que exponga sus opiniones si sus ideas resultan incómodas o ponen en peligro las bases del sistema. 

Siempre habrá quien aduzca que en la televisión lo que prevalece es la audiencia y que en la caja tonta aparecen aquellos personajes que interesan al público y que generan negocio. 

Pero este razonamiento, que parece lógico, no se ajusta a la realidad de las cosas, al menos cuando hablamos de política o de control social. 

Y los ejemplos abundan. 

No veremos a anarquistas en las tertulias televisivas, ni tampoco veremos a grupos anti-sistema, por más pacifistas que sean, promocionados constantemente en los grandes medios. 

Y eso a pesar de que, sin duda, sus opiniones radicales darían mucho juego, resultarían polémicas, levantarían pasiones a favor y en contra, y por lo tanto, generarían audiencia y el correspondiente negocio. 

Esto significa que, al menos en lo que se refiere a la política, los índices de audiencia no son lo que prevalece: lo que determina la promoción mediática de un líder, de un partido o de una ideología, es su adecuación a los intereses del status quo y del poder financiero que controla los medios; es decir, su valor como herramienta de manipulación social. 

Comprendido algo tan obvio como esto, podemos empezar a cuestionarnos el ascenso de Podemos y de Ciudadanos y tratar de intuir cuál es la función que le ha sido asignada a cada uno de estos partidos. 


EL ASCENSO MEDIÁTICO PREFABRICADO DE PODEMOS

Y es que el caso de Podemos y de su líder Pablo Iglesias, es un ejemplo paradigmático de todo lo que hemos expuesto anteriormente. 

Como decíamos en el artículo ASÍ  FABRICAN NUEVOS LÍDERES, la súbita aparición de Pablo Iglesias en las tertulias políticas de todas las grandes cadenas de televisión del país, solo podríamos calificarla como “inundación mediática premeditada”: 

… de repente empezó a hacer acto de presencia en la Sexta (propiedad del grupo Atresmedia), en Cuatro (propiedad del grupo Mediaset), en las cadenas ultraderechistas Intereconomía y 13 TV y como no, en Televisión Española, a través de su canal 24 horas. 

Fue entonces, una vez alcanzó el estrellato mediático, tan generosamente regalado por los grandes medios de masas, que Pablo Iglesias se erigió en la cara más visible de un nuevo proyecto político aparecido de la nada: PODEMOS, al cual, como es lógico, se siguió ofreciendo una enorme presencia mediática, a pesar de que dicha formación acababa de ser fundada y jamás se había presentado a unas elecciones.

Ante una operación propagandística de este calado, tan evidente y tan poco sutil y sabiendo que los medios de comunicación de masas al servicio del poder no le abren las puertas a personajes incómodos, la pregunta que cualquier persona con dos dedos de frente debería hacerse es: ¿Por qué razón se promocionó a Pablo Iglesias y a Podemos? 

¿Qué objetivos se ocultan tras una maniobra como ésta? 

Todas nuestras sospechas al respecto, las volcamos en el artículo CÓMO ABORTARÁN LA REVOLUCIÓN (2ª parte) y parece que el tiempo nos empieza a dar la razón.

Cada vez se hace más patente que Podemos tenía una función de ingeniería social que cumplir … y vistos los últimos acontecimientos, la misión que le fue encomendada al partido de Pablo Iglesias ya ha sido cumplida y Podemos ya es prescindible. 

Y es que tal y como sospechábamos, la función de Podemos era abortar una revolución en España, o como mínimo un levantamiento o una reacción popular de la población española, que pudieran resultar incontrolables y peligrosas para el sistema y los grupos de poder.

El nivel de putrefacción y corrupción absolutamente insoportables de los grandes partidos, su sometimiento servil y flagrante a los poderes financieros y bancarios, los constantes recortes de derechos y libertades, la vergüenza del poder judicial controlado políticamente y los escándalos de la familia real, sumados a la inestabilidad social derivada de la crisis económica, representaban un cóctel explosivo, una olla a presión que podía estallar en cualquier momento de forma impredecible. 

Fue justo en ese momento de máxima presión, cuando la tensión social amenazaba con romper las costuras del sistema, cuando Pablo Iglesias hizo su fulgurante aparición mediática, como un enviado divino, espetando a diestro y siniestro todo aquello que clamaban los ciudadanos en las calles; hablaba en representación de las masas indignadas del país y aparecía en todas las tertulias, arrasando con el gobierno, la casta y sus voceros, como un súper-héroe del pueblo. 

¡Qué oportuno! 

Apareció en el momento idóneo y la población ni tan solo se preguntó de dónde había salido, ni por qué todos los medios, controlados por aquellos contra los que tanto protestaba, le abrían las puertas sin la más mínima oposición. 

Es lo mismo que sucede en un espectáculo de marionetas para niños: los niños se fijan en el títere, en como se mueve y en lo que dice, pero difícilmente se preguntan quién controla al muñeco, quién ha montado el escenario y quién ha escrito el guion de la obra. 

Con su discurso perfectamente medido para regalar las orejas de los indignados, Pablo Iglesias se erigió rápidamente en el pastor capaz de reunir a las ovejas descarriadas y devolverlas al redil de la ilusión por el “cambio democrático”. 

Con su voz clara y su presencia casi mesiánica parecía decir: “Vuestro pastor os engaña. Venid conmigo, yo seré vuestro pastor, os llevaré a los mejores pastos y os trataré con respeto, porque yo también soy una oveja como todos vosotros y comprendo vuestros problemas”. 

Y lo hizo justo cuando las ovejas empezaban a preguntarse: “¿Por qué vamos en rebaño? ¿Para qué necesitamos un pastor? ¿Por qué le toleramos al perro que nos ladre?” 

Precisamente, las preguntas más peligrosas e inconvenientes que puede llegar a hacerse una oveja. 

A pesar de ser solo una burda metáfora, esto es exactamente lo que han hecho Pablo Iglesias y Podemos. 

Su función no ha sido solamente reunir al rebaño de los indignados y conducirlos a todos a la vez bajo un mismo proyecto; la misión de Podemos, en el fondo, ha sido impedir que los individuos llegaran a hacerse esas preguntas que podían derrumbar el sistema económico y político por completo. 

Y es que si nos fijamos bien, la aparición de Pablo Iglesias y de Podemos ha cambiado incluso los pensamientos y la actitud de muchas personas. 

Gran parte de la población indignada ha dejado de pensar “Lo tenemos que quemar todo y empezar de nuevo”, para pasar a pensar “Ya verás cuando lleguen las próximas elecciones: se van a enterar, porque votaré a Podemos y Pablo Iglesias lo cambiará todo”. 

El pensamiento “cambiémoslo todo aquí y ahora”, ha sido empujado dos años hacia adelante, hasta las próximas elecciones, convirtiendo la posibilidad de la acción popular inmediata en un proyecto político difuso perdido en el horizonte.

Mientras tanto, el gobierno, con el silencio cómplice de la “súper democrática” Unión Europea, ha aprovechado este tiempo regalado para penalizar las protestas, amordazar la libertad de expresión y perseguir a todo aquél que osara poner en duda el funcionamiento del sistema en general. 

Todos aquellos indignados, otrora capaces de inundar las calles dispuestos a cambiarlo todo, se han convertido en una panda de zombis, que con la papeleta de Podemos en la mano, esperan sentados en la sala de espera a que lleguen las próximas elecciones, con la mirada perdida en la tele y en sus insufribles y omnipresentes tertulias políticas. 

De tanto en tanto, algunos de ellos, más por inercia que por el fuego de la indignación, se dedican a realizar apáticas manifestaciones repletas de pancartitas coloristas, mientras robóticamente vomitan lemas rimados gritados con poca convicción y nula energía. 

Lo que podía ser un puñetazo súbito sobre la mesa, se ha convertido en la persecución de una sombra en forma de promesa electoral y con ello el status quo no solo ha lanzado agua al fuego de la indignación popular y ha obtenido un tiempo valiosísimo, sino que probablemente, ha ganado definitivamente la partida.

Resumiendo, pues, la función de Pablo Iglesias y de Podemos, la misión que debían cumplir y para la que fueron promocionados mediáticamente en el momento idóneo y con la intensidad adecuada, era abortar una revolución incontrolable en España, justo en el momento de mayor crudeza de la crisis y de mayor indignación ciudadana. 

Felicidades pues, a Podemos: lo han conseguido.

El ardiente fuego transformador de la indignación popular y de la búsqueda encendida de la justicia se han apagado y ya solo quedan algunos rescoldos humeantes.

El sistema y el status quo imperantes, se han salvado.

¡Misión cumplida, muchachos!

Podemos ha sido una gran maniobra de distracción social, dirigida por politólogos profesionales que han crecido al amparo del sistema, que han estudiado deleitosos como funciona el sistema y que han trabajado activamente para salvar al sistema. 

Obviamente, siempre habrá una gran masa de simpatizantes de Podemos que no querrán creer todo lo que decimos, pues aceptarlo sería tanto como asumir que les han tomado el pelo y que han jugado con sus ilusiones.

Pero muchas personas ya habían advertido de que esto sucedería.

Nosotros mismos, ya en el año 2012 afirmamos en un vídeo, mucho antes de la aparición mediática de Pablo Iglesias y de la fundación de Podemos, que:

“se crearán líderes manipulados salidos del movimiento de los indignados para encauzar las protestas y ofrecer una ilusión de regeneración democrática y de esperanza”

Y es que la esperanza, cuando es instrumentalizada por el sistema, se acaba convirtiendo en una trampa temporal que invita a la inacción.

La esperanza de un cambio, será precisamente la trampa con la que seguirán engañando a las personas que, hasta ahora, han confiado en Pablo Iglesias y en Podemos.

A sus seguidores se les debe seguir vendiendo la esperanza de un cambio futuro, como una zanahoria que deben perseguir y que nunca alcanzarán. 

Y eso será así, porque Podemos solo resulta útil al sistema si actúa como alternativa ficticia al poder establecido; es decir, si se limita a reunir a las masas indignadas para que no se dispersen y evita así que acaben tomando iniciativas difíciles de controlar. 

Podemos jamás llegará a gobernar en España; nunca se lo permitirán.

Y las razones son muy simples.

Si Podemos llegara a gobernar de forma efectiva en España, por ejemplo, en las próximas elecciones generales, entonces, el partido de Pablo Iglesias se vería obligado a aplicar todos los cambios y transformaciones que le ha prometido a sus votantes.

¿Y qué sucedería entonces cuando no cumplieran con esas promesas y estafaran la confianza de sus seguidores?


Toda esa gente que había depositado sus esperanzas en Podemos, podría despertar de su sueño de repente, como si alguien les hubiera propinado un tortazo; se verían de sopetón sin ninguna esperanza nueva que seguir, sin ninguna promesa de cambio ni en el presente, ni en el horizonte futuro.

Entonces, libres otra vez de toda distracción electoral, las masas de indignados podrían volver a hacerse las mismas preguntas y llegar a las mismas conclusiones incómodas que precisamente Podemos ha tratado de silenciar con su aparición: “¿Por qué vamos en rebaño? ¿Para qué necesitamos un pastor? ¿Por qué le toleramos al perro que nos ladre? Lo tenemos que quemar todo y empezar de nuevo” 

Resumiendo: Podemos ha sido una herramienta política creada con la misión de abortar un estallido social y ya ha cumplido con su cometido.

Pero ahora, el partido debe quedar reducido a una alternativa sin opciones reales de alcanzar el poder.

Esto implica que, si en su momento, Podemos recibió un fuerte impulso mediático que lo lanzó en las encuestas, ahora, una vez cumplida su misión, es necesario que ese impulso se vea frenado.

Y esto es algo que ya estamos empezando a ver.

Los mismos poderes que en su momento han promocionado mediáticamente a Podemos, ahora están promocionando mediáticamente a un partido que ejerce de anti-cuerpo y que básicamente se dedica a robarle votantes potenciales al partido de Pablo Iglesias. 

Obviamente, estamos hablando de Ciudadanos y de su líder pre-fabricado (y posiblemente montado en el sótano de un banco), Albert Rivera. 

Mucha gente pensará que esta es una visión demasiado “conspiranoica” de la realidad política, pero la demostración más clara de que se están produciendo todas estas maniobras y de que los mismos medios controlados por los poderes fácticos que impulsaron a Podemos, ahora están centrados en frenar su ascenso, lo hallamos en el caso del periodista de Cuatro, Jesús Cintora. 

Jesús Cintora, ha sido durante meses, el gran valedor propagandístico y mediático de Podemos. 

Cintora se convirtió en conductor del programa televisivo “Las mañanas de Cuatro”, justo cuando dicho programa se veía completamente opacado por la competencia de las otras cadenas de televisión. 

Durante meses, Cintora realizó una ardua tarea propagandística en favor de Podemos (que en muchos momentos, alcanzó límites sonrojantes) y con ello consiguió levantar los ránquings de audiencia de su programa hasta convertirlo en líder de su franja horaria. 

No deja de ser sospechoso pues, que precisamente cuando Cintora y su programa eran líderes de audiencia, la cadena haya decidido despedirle.

Este hecho, por si mismo, viene a confirmar todo lo que hemos dicho con anterioridad en este artículo. 

Para empezar, demuestra que en lo referente a la política, las cadenas de televisión obedecen a los intereses de sus amos, pasando por encima de los ránquings de audiencia y por consiguiente, de su propio negocio, lo que significa que su función principal no es ganar dinero, sino ejercer de vehículo propagandístico y de herramienta de manipulación social de las masas al servicio del poder establecido.

Por otro lado, la expulsión de Cintora, el gran propagandista de Podemos, coincide, curiosamente, con el momento en el que Podemos ya ha cumplido su misión anestésica sobre la sociedad y su ascenso debe ser frenado a toda costa, antes de que se convierta en un problema.

Posiblemente, el pobre Cintora aún no entiende lo que ha pasado, al igual que muchos simpatizantes de Podemos de base, que aún se deben preguntar por qué razón su partido y sus líderes, que eran las vedettes de todas las tertulias, de repente se ven eclipsados por Ciudadanos, cuyos miembros los han desplazado del protagonismo mediático de un codazo. 

EL CASO DE CIUDADANOS

Hasta ahora nos hemos centrado en lo que parece ser el ascenso prediseñado de Podemos y de su líder, Pablo Iglesias. 

Pero cualquier consideración de manipulación que hagamos sobre Podemos, palidece ante el flagrante caso de Ciudadanos y de su líder, Albert Rivera, que representan, posiblemente, el caso más sonrojante de fabricación de un líder artificial de la historia de la democracia española y probablemente, europea.

De hecho, el nivel de manipulación de masas que rodea a la figura de Albert Rivera y su partido son tan desvergonzados, que probablemente despierten admiración y envidia en las élites de otros países, donde los poderes fácticos no deben ni creerse que pueda llegar a existir una población tan sumamente manipulable como la española. 


Como indicábamos en el artículo ASÍ  FABRICAN NUEVOS LÍDERES …

Es realmente difícil de justificar la omnipresencia mediática de Albert Rivera como figura política.

Albert Rivera ha sido invitado y entrevistado en todas las grandes cadenas de radio y televisión, como si de un gran líder nacional se tratara: Cuatro, La Sexta, Antena 3, Televisión Española, Telecinco, 13 TV, Intereconomia, Cadena Ser, Onda Cero, cadena COPE … 

Sin embargo, su relevancia mediática es inversamente proporcional a su peso político real hasta la fecha. 

Cuando se inició su promoción mediática masiva en toda España, su partido, Ciudadanos, solo gozaba de representación en un parlamento autonómico, el de Cataluña, donde alcanzaba la “portentosa” cantidad de 9 diputados sobre 135 en total que tiene el parlamento catalán, la “astronómica” cantidad de 275000 votos y la “inconcebible” cantidad de 7 concejales en total en todo el territorio catalán, sobre más de 9000 concejalías posibles. 

Así pues, la promoción gratuita e injustificada de la que disfruta en estos momentos Albert Rivera como líder político, no tiene precedentes en los poco más de 30 años de democracia española. 

Estos comentarios hacían referencia a la promoción mediática actual de Rivera y de su partido en toda España. 

Sin embargo, donde realmente se pueden detectar mejor las evidencias de que Albert Rivera y su partido han sido pre-fabricados e impulsados por los grandes poderes fácticos del país, se encuentra en sus primeros pasos políticos en Cataluña… 

… si hay algo que resulte aún más sospechoso que su actual irrupción mediática a escala nacional española, es su aparición inicial como figura política autonómica.

Pocas veces se ha visto en Cataluña una promoción mas generosa de un partido y de un líder político que la que tuvo Albert Rivera en 2006.

Recordemos que ni él ni su partido Ciudadanos jamás se habían presentado a comicios de ningún tipo, ni a nivel nacional, ni regional, ni tan solo municipal.

Su experiencia, pues, era nula y podríamos decir que “no los conocía nadie”. 

Ciudadanos era uno de los muchos movimientos políticos que aparecen por doquier y de los que los grandes medios jamás se hacen eco.

Sin embargo, Rivera fue entrevistado por los grandes medios catalanes: TV3, Catalunya Radio, RAC 1 (del grupo Godó) y pudo dar a conocer, de forma gratuita y bien patrocinada, todo su ideario político, sin que ello, sorprendentemente, levantara la mas mínima sospecha entre los votantes. 

Quizás, como en el caso de Pablo Iglesias, se deba a su extraordinaria capacidad oratoria o a su combinación de juventud y buena presencia.

O quizás se deba a que formaba parte de los servicios jurídicos de La Caixa, la gigantesca entidad financiera que representa el auténtico poder en Cataluña y que tiene como empleada a la Infanta Cristina, hija del Rey de España. 

Esa misma Caixa fue la que, amablemente, le concedió a Albert Rivera una excedencia para que pudiera presentarse a las elecciones autonómicas de 2006.

Como vemos, la promoción mediática gratuita e injustificada de la que ha disfrutado Albert Rivera desde sus inicios es más que evidente y roza el límite de la vergüenza. Y más si la comparamos con los centenares de partidos políticos del país, aparecidos de la nada como en su momento lo fue Ciudadanos y que jamás han disfrutado ni de la más mínima presencia mediática. 

Pero que nadie se engañe. 

La fuerza que ha impulsado a Albert Rivera (aparte de los medios derechistas y las entidades bancarias), ha sido su posicionamiento político ante el independentismo catalán. 

Si Pablo Iglesias apareció oportunamente en el momento de mayor rechazo ciudadano contra el gobierno, para aprovecharse de esa indignación y vehicularla en su propio beneficio, Albert Rivera apareció oportunamente en el momento de mayor fulgor independentista en Cataluña y pudo aprovecharse, con ello, del sentimiento de rechazo anti-independentista de los nacionalistas españoles. 

De hecho, Ciudadanos y particularmente Albert Rivera, se alimentan casi en exclusiva del sentimiento anti-independentista (y en algunos casos, anti-catalán), de gran parte de la población española; es el combustible que impulsa el motor de Ciudadanos. 

Y eso nos lleva a extraer conclusiones interesantes.

Si nos fijamos con atención, Ciudadanos y Rivera, han estado en “barbecho” durante meses.

Durante sus primeros años, la presencia mediática de Ciudadanos se ha limitado básicamente a Cataluña; incluso en sus primeros meses de presencia a nivel nacional, nadie, excepto los medios más ultra-conservadores, le han prestado demasiada atención a Rivera y a su partido.

Teniendo en cuenta que la figura de Rivera se alimenta del fuerte sentimiento anti-independentista que se vive en gran parte de España, uno podría haber esperado que se le promocionara a nivel español mucho antes, como alternativa a los grandes partidos (PP y PSOE), coincidiendo así con el mayor fulgor de las manifestaciones independentistas de Cataluña, que le habrían servido de impulso.

De haber sucedido eso, Rivera habría podido promocionar su partido como alternativa nacional, al mismo tiempo que lo hacía Pablo Iglesias con Podemos y entonces, muy probablemente Podemos no habría alcanzado el nivel de seguimiento y popularidad que le permitió vehicular la indignación de las masas y se habría visto obligado a compartir parte de sus “ganancias” en popularidad y votantes con Ciudadanos desde el principio.

Sin embargo, inicialmente, los medios de comunicación apostaron exclusivamente por Podemos.


Y eso nos lleva a reforzar, aún más, los argumentos que venimos exponiendo en este artículo. 

Podemos, por sus propias características sociales, era el único partido que podía acaparar y reconducir toda esa indignación para abortar el posible estallido social incontrolado. 

Si Ciudadanos hubiera sido promocionado mediáticamente a la vez que Podemos, su presencia habría debilitado al partido de Pablo Iglesias, habría generado confusión y Podemos habría fracasado en su misión de reunir al “rebaño indignado”. 

Las masas cabreadas posiblemente no habrían tenido un referente claro al que aferrarse, no habrían dispuesto de un proyecto ilusionante por el que abandonar la acción inmediata y por lo tanto, el peligro de un estallido popular incontrolable, no se habría disuelto.

Por lo tanto, se hace evidente que Ciudadanos y Albert Rivera han sido mantenidos “en reserva” hasta que Podemos ha cumplido con su misión.

Ha sido entonces, cuando, cumplida la función de Podemos y llegada la hora de cortarle las alas al partido de Iglesias, se ha sacado de la nevera a Albert Rivera, se le ha puesto en el microondas y se le ha servido a la población bien calentito a través de los medios de comunicación de masas, desplazando a Podemos a un lado. 

Como vemos, los tempos y la elección de los momentos, son esenciales para manipular a las masas.

Y es que todo el mundo puede verlo con sus propios ojos.

Parece como si, de repente, las tertulias televisivas y radiofónicas hayan recibido la orden de promocionar a Albert Rivera y a Ciudadanos, de la misma forma que en su momento pareció que recibieran la orden de promocionar a Pablo Iglesias y a Podemos. 

Con ello, no solo han conseguido desplazar al partido de Iglesias, una herramienta que ha dejado de ser útil para los grandes poderes, sino que además, Ciudadanos se convierte en el salvavidas de los dos grandes partidos del país. 

¿Por qué razón?

Porque es previsible que las dos grandes mafias políticas del país, PP y PSOE, pierdan votantes, a causa de sus innumerables casos de corrupción y de la putrefacción política de sus líderes.

El PP está inmerso en una corrupción rampante, en una oleada incesante de mentiras y en una maratón de políticas represivas hacia la población, más propias de una dictadura que de una democracia.

Por su parte, el PSOE también está inmerso en escandalosos casos de corrupción y por si eso fuera poco, está liderado por un payaso con la misma personalidad que un maniquí de El Corte Inglés. 

Por lo tanto, centenares de miles de votos de ambos partidos que tan bien sirven al sistema, podrían perderse o acabar en “malas manos”.

Y ahí es donde aparece Albert Rivera como salvador de la situación.

Ciudadanos vehicula su éxito principalmente a través del sentimiento anti-independentista y nacionalista español, una característica que comparte plenamente con el PP y el PSOE y es precisamente esa característica compartida, la que permite que los votantes desengañados de ambos partidos (y de buena parte de la ultra-derecha), acaben desembocando en la formación de Albert Rivera.

Como vemos, estamos ante un conjunto de maniobras políticas muy simples, pero perfectamente diseñadas, cuya función, es básicamente, mantener el sistema intacto, a la vez que se convence a la población a través de los medios, de que las cosas están cambiando y que todo se está moviendo. 

LA MANIPULACIÓN DE LAS EMOCIONES

Todo este conjunto de manipulaciones se basa enteramente en la gestión de las emociones de las personas y de los grandes grupos. 

Se manipulan los sentimientos nacionalistas, las esperanzas, los rechazos ideológicos, las rabias, los anhelos y las diferentes manifestaciones de la cobardía de los individuos y de las masas. 

Solo hace falta accionar resortes muy simples, ligados a la visceralidad patriótica o ideológica, alimentando el odio al enemigo de turno.

Algo que se consigue a través de esas asquerosas tertulias políticas de los grandes medios de comunicación, cuya única función es ejercer de propagandistas para manipular la débil mentalidad de las masas.

Lo que resulta más lamentable, es que la mayoría de la gente aún cree en las presuntas ideologías políticas que nos venden los grandes medios, como si fueran productos cosméticos con los que maquillar nuestra mente. 

Incluso hay gente que cree, víctima de la más enternecedora de las inocencias, que hay cadenas de televisión progresistas o conservadoras y que dichas cadenas son propiedad de personas que defienden ideas e intereses políticos a través de ellas. 

La población cree estas tonterías porque se distraen fácilmente con las payasadas de los monigotes que les muestran en pantalla; los Wyomings, los Indas, los Évoles o los Maruendas de turno. 

La masa se queda hipnotizada con las palabras del títere y no se pregunta quién está detrás de todo. 

Es algo que a mucha gente, aún le cuesta de entender: los que controlan los grandes medios de comunicación de masas, pasan totalmente de la política.

Los que realmente acaparan el poder, saben que las pasiones políticas y las ideologías de izquierdas y de derechas, son para los pobres y para los imbéciles, de la misma manera que antes lo eran los valores religiosos y los pecados. 

Ahí tenemos los ejemplos de dos grandes grupos de comunicación: el Grupo Godó y Atresmedia, que nos hablan de forma clara y diáfana, sobre cómo actúan y piensan las élites económicas y de cómo la gente de la calle se deja embaucar por sus maniobras. 

Javier Godó, (III Conde de Godó y Grande de España), es presidente del Grupo Godó y uno de los grandes empresarios del país. 

Sus vínculos con las élites empresariales del país son notables y habitualmente se le puede ver en las reuniones del lobby empresarial “Puente Aéreo”, un grupo de grandes empresarios que se han mostrado públicamente muy contrarios a la independencia de Cataluña. 

Uno podría pensar, por ello, que el Conde de Godó tiene una ideología muy concreta y que el grupo de comunicación que preside actuará acorde con dicha inclinación ideológica.

Pues bien, nada más lejos de la realidad. 

Por poner tres ejemplos, podemos decir que dentro del Grupo Godó están integrados el periódico La Vanguardia, la emisora de radio RAC-1 y la televisión regional 8TV.

El periódico La Vanguardia se caracteriza por una marcada tendencia conservadora, básicamente contraria a la independencia de Cataluña; sin embargo, la emisora de radio RAC-1, líder de audiencia en Cataluña, tiene un marcado tono independentista y progresista en muchos de sus programas, mientras que la televisión 8TV es una extraño híbrido de ambos mundos, en la que se pueden alternar arrebatos independentistas con opiniones enconadamente contrarias.

Esto demuestra que el Conde de Godó no tiene ningún problema en mantener bajo su paraguas a un periódico conservador y anti-independentista y a la vez una emisora de radio líder independentista. 

De la misma manera, el grupo Atresmedia, propiedad de la familia Lara, una familia de tradición derechista (por no decir ultra-derechista), es propietaria de dos cadenas de televisión bien dispares entre sí a nivel ideológico: Antena3 TV, una cadena con tendencias conservadoras próxima al PP y La Sexta, la cadena presuntamente icónica de los “progres” y azote constante del gobierno del Partido Popular.

Así pues, de los ejemplos del Grupo Godó y de Atresmedia, se deduce que los grandes poderes empresariales de este país que controlan los medios de comunicación, tienen “un pie a cada lado”. Promueven a la vez el independentismo y el anti-independentismo; promueven a la vez a los conservadores y a los progresistas. 

Es decir, controlan simultáneamente ambos espectros ideológicos, ofreciendo a los respectivos públicos que los siguen, embobados con las respectivas ideologías, aquel producto que tanto anhelan para seguir siendo manipulados a conveniencia. 

Y es que en realidad, es muy fácil manipular a las masas.

No hace falta un máster en psicología en Harvard para manipular a la población, ni haber estudiado en institutos secretos con conocimientos avanzados y esotéricos; ni tan solo hace falta disponer de una inteligencia privilegiada. 

Gran parte del éxito a la hora de controlar a la población, consiste en limitar la capacidad de distanciamiento de los individuos y su visión de conjunto …

Limitar la capacidad de distanciamiento radica en que la mayoría de gente sea incapaz de distanciarse del ruido mediático del día a día.

Constantemente somos bombardeados con una nueva ración de polémica política, con un nuevo caso de corrupción que salpica a algún partido, con una nueva declaración altisonante de alguna marioneta, que levanta ampollas en un sector u otro; acabamos hipnotizados por el cruce constante de declaraciones, de acusaciones y de respuestas, con el que nos inundan a través de las tertulias y las noticias.

Este bombardeo de información política incesante, ligado a las filias y las fobias que genera cada facción, acaba inundando la mente de las personas y colapsando sus emociones, perfectamente programadas y vehiculadas a través del odio al enemigo político. 

Cada día surge una nueva noticia específica y concreta sobre la que depositar nuestra ración de indignación momentánea, de manera que nunca llegamos a condensar toda nuestra irritación, toda nuestra rabia o todo nuestro rechazo, ni nos elevamos por encima de la anécdota diaria para alcanzar una visión de conjunto que desemboque en estrategias globales.

Somos incapaces de distanciarnos de nuestras propias tendencias ideológicas y eso nos impide observar a los diferentes partidos y líderes políticos, no por lo que dicen o afirman, ni por sus presuntas ideologías políticas, sino por la función que desempeñan dentro del sistema.

Si la gente no se hubiera dejado arrastrar por las pasiones desatadas en las diferentes tertulias televisivas y por las declaraciones altisonantes de unos y otros, todo el mundo se habría dado cuenta de que los partidos y líderes políticos que actualmente tratan de vendernos como presuntas alternativas, en realidad están desempeñando un papel al servicio de los mismos poderes fácticos de siempre.

Pero la mayoría de gente no querrá aceptarlo, por más obvio que sea y por más que lo tengan delante de las narices.

Preferirán dejarse hipnotizar por el pim-pam-pum del día a día de las tertulias televisivas, como una gallina queda hipnotizada mirando una linea trazada en el suelo. 

Y es que en el fondo, la mayoría de personas, sean progresistas o conservadoras, sean partidarias del gobierno actual o sus más enconadas detractoras, lo que desean, por encima de todo, es tener un pastor al que seguir fielmente.

Sabemos que en todos los países hay ovejas; pero también sabemos que no todas las razas de ovejas son iguales ni tienen las mismas características.

Por esa razón, en España debemos estar especialmente orgullosos: nuestras ovejas no son especialmente guapas ni ofrecen la mejor lana, pero lo que nadie podrá discutir es que su borreguismo es absolutamente legendario …